Las aspiradoras son un básico para las empresas de limpieza profesional y personas encargadas de mantener en perfectas condiciones establecimientos de trabajo o viviendas. Ya que se trata del equipo de limpieza más cómodo y eficaz para acabar con el polvo y la suciedad que se acumula en suelo y muebles. A la hora de comprar esta máquina para limpiar es importante conocer las ventajas y desventajas de un aspirador con bolsa o sin bolsa, ya que el resultado y rendimiento puede variar de forma considerable.

Diferencias entre aspirador con bolsa o sin bolsa

El aspirador con bolsa utilizan la bolsa como filtro principal para limpiar el aire que entra en la máquina y retener el polvo en ella. Normalmente cuentan con dos filtros, uno en la salida de la bolsa y otro en la salida del aire de la aspiradora.

Para conseguir buenos resultados es fundamental limpiar la bolsa después de cada uso, algo que hace que este equipo sea muy higiénico.

Por otro lado, los aspiradores sin bolsa contiene un sistema de filtración ciclónica o multiciclónica. Para conseguir filtrar el aire y retener el polvo, los aspiradores sin bolsa cuentan con unos tubos que separan el aire del polvo gracias a la fuerza centrífuga. Así que para limpiar esta máquina de limpieza tan solo hay que desmontar la parte superior y vaciar el depósito.

Ventajas y desventajas de tener un aspirador con bolsa

La principal ventaja del aspirador con bolsa es que es un equipo de trabajo muy higiénico y fácil de mantener y limpiar. Ya que para vaciar la suciedad tan solo hay que abrir el aspirador, quitar la bolsa y tirarla. Aunque si las bolsas son reutilizables, este proceso se vuelve algo más trabajoso, puesto que también hay que limpiar la bolsa.

Otra ventaja de las aspiradoras con bolsa es su gran capacidad de almacenamiento. No obstante hay que tener en cuenta que cada equipo (tanto con bolsa, como sin ella) cuenta con una capacidad diferente. Por ejemplo, los aspiradores profesionales de Gragedes disponen de una capacidad muy superior a los aspiradores domésticos, para agilizar el trabajo de limpieza de grandes superficies.

En cuanto a las desventajas de comprar un aspirador con bolsa, destaca que la máquina pierde potencia conforme la bolsa se va llenando de suciedad. Por lo que tiene menos tiempo de eficacia completa. Por otro lado, se tendrá que prestar especial atención a su colocación para que la bolsa esté siempre bien puesta y no interfiera en el paso del aire.

Pros y contras de aspiradores sin bolsa

La principal ventaja de los aspiradores sin bolsa es que permiten un importante ahorro de tiempo y dinero al no tener que comprar bolsas de recambio. En cambio, basta con sacar el depósito, echar la suciedad aspirada a la basura y volver a ponerlo en su lugar.

Lo ideal es hacerlo con cierta frecuencia para que la potencia del aspirador siempre sea la deseada.

Por otro lado, también tienen la ventaja de ser aspiradores más ligeros, lo que permite moverse con más facilidad y rapidez para dejar las superficies listas en el menor tiempo posible.

En cuanto a sus desventajas, hay que señalar que los aspiradores sin bolsa son más ruidosos. Esto se debe a que tienen que generar una potencia mayor para separar las partículas. Aunque cada vez existen modelos de aspiradores más silenciosos.

Por último, el precio de estos equipos es más elevado, aunque a la larga se ahorra bastante, con lo que termina suponiendo un gasto inferior. Además, existen modelos de aspiradores profesionales y domésticas para todos los bolsillos.

Conclusión

¿Entonces mejor elegir aspirador con bolsa o sin bolsa? Esto dependerá de los gustos y necesidades de cada persona. En Gragedes somos especialistas en máquinas de limpiar profesionales. Por lo que si buscas una aspiradora profesional o aspirador industrial, no dudes en contactar con nosotros. Estaremos encantados de asesorarte para que puedas comprar el equipo adecuado.