Tanto en espacios públicos, como en privados, las piscinas se convierten en el mayor reclamo del verano, especialmente en zonas como el sur de Andalucía en las que fácilmente se alcanzan los cuarenta grados. No obstante, además del coste inicial que supone construirlas o instalarlas, tener una piscina requiere del tiempo necesario y la dedicación para llevar a cabo todas las tareas que conforman el mantenimiento de piscinas.

Para facilitar estas labores, en Gragedes disponemos de los mejores productos para piscinas a coste de fábrica: Cloro para piscinas barato, disminuidor de pH, algicidas, floculante, etc.

¿Cómo saber el volumen de agua de la piscina?

El mantenimiento de piscinas más importante es el de la desinfección del agua, ya que será esto lo que evitará que este medio se vuelva dañino para la salud de sus usuarios. Para conseguirlo se utilizan distintos productos y tratamientos cuyas cantidades dependerán del volumen de agua de la piscina y del aspecto o problema que se quiera solucionar.

Para saber qué volumen de agua tiene la piscina, en primer lugar se deberá conocer la profundidad media. Para ello, suma la profundidad máxima y la profundidad mínima y divide entre dos.

Para calcular el volumen se aplicarán distintas fórmulas en función de la forma de la piscina. Si todas las medidas se toman en metros, el resultado final será en metros cúbicos. Cada metro cúbico de piscina contiene mil litros de agua.

Si la piscina es cuadrada o rectangular, se multiplica el largo por el ancho y por la profundidad media. Si la piscina tiene forma de 'L', deberás calcular como si fueran dos piscinas independientes y después sumar ambos resultados.

En el caso de las piscinas redondas u ovaladas, se multiplica el largo máximo por el ancho máximo y por la profundidad media. La cifra resultante debe multiplicarse por un coeficiente: 0,785 si se trata de una piscina redonda y 0,89 si se trata de una piscina ovalada.

¿Cómo regular el pH de la piscina?

La regulación del pH es esencial para hacer un buen mantenimiento de la piscina y que el agua esté siempre lo más limpia posible. Esta evaluación del índice de pH se hace con un equipo de análisis de agua.

El pH del agua hace referencia a la media del grado de acidez, en una escala que va del 0 al 14. Cuando los valores están por debajo del 7, indican acidez. Mientras que los que están por encima del 8, alcalinidad. Por tanto, un valor perfecto de pH de la piscina estará entre 7 y 7,8.

Si tras medir el índice del pH el resultado no es el adecuado, se tendrá que utilizar un minorador o incrementador de pH.

¿Para qué sirve el cloro de la piscina?

El cloro actúa como oxidante de los elementos orgánicos de la piscina. Este compuesto químico puede suministrarse al agua en tratamientos de choque, especialmente al inicio de la temporada o cuando las condiciones del agua son muy malas. O bien en tratamientos continuados, que realizan una liberación progresiva de cloro en formato de pastillas o granulado. En estos casos el cloro se coloca en el skimmer o en una boya flotante, en el caso de las piscinas desmontables.

Lo ideal es que durante el proceso de cloración el nivel de pH esté entre el 7 y el 7,8.

¿Cuándo usar antialgas en el mantenimiento de piscinas?

Cuando notamos la presencia de algas verdosas en la piscina probablemente el sistema de desinfección esté fallando. Cuando esto se produce, habrá que limpiar las paredes y el fondo con un producto antialgas específico y un lavado de filtro.

Para el mantenimiento posterior, puede utilizarse un tratamiento de cloro que lleve incorporado un algicida.

¿Cómo hacer que el agua de la piscina deje de estar turbia?

Cuando el agua obtiene un tono blanquecino y se pone turbia, el problema probablemente esté en un alto contenido en cal o exceso de materia en suspensión. Cuando se compruebe que la cal no es el problema, lo ideal es aportar un producto floculante, el cual actúa como un espesador de las materias en suspensión, que provoca el hundimiento de ésta para ser absorbido por el fondo, o en la limpieza de paredes.