Tanto los aficionados de la numismática, como aquellos que tienen un auténtico tesoro en casa, sabrán que aprender a limpiar monedas antiguas es la mejor forma de conservarlas en el mejor estado posible. Así que si quieres sacarle brillo a esas antiguas monedas olvidadas o quieres empezar a coleccionarlas como todo un profesional, aquí te dejamos con los mejores productos naturales y químicos de limpieza para conseguirlo.

¿Cómo cuidar las monedas más antiguas?

Antes de ponerte manos a la obra y limpiar monedas antiguas, es importante tener en cuenta que no es recomendable realizar ningún tipo de limpieza sobre las más antiguas. Ya que éstas tienen pátina, que además de protegerlas les da valor. Esta capa protectora se genera sobre las monedas de bronce, plata o cobre por la corrosión del tiempo, tomando colores verdosos, marrones o ligeramente morados.

Muchos coleccionistas valoran mucho estas monedas precisamente porque la pátina deja huella de la cantidad de años que han pasado por ellas. De hecho, en muchos casos prefieren no comprar estas monedas si resulta evidente que se ha realizado algún tipo de limpieza sobre ellas.

Sin embargo, la falta de limpieza puede propiciar la acumulación de bacterias, oxidación y suciedad.

A la hora de elegir los mejores productos de limpieza para monedas hay que tener cuidado de que respeten su material y no provoquen rayaduras ni desgaste. Una forma de decidir si limpiarlas o no es observar que la suciedad no esté muy pegada a ellas y sea fruto de la manipulación de la misma.

Conservar monedas antiguas en las mejores condiciones

Además de limpiar monedas antiguas que lo requieran, otra forma de cuidarlas como es debido es conservarlas de la mejor forma posible. Así evitarás tener que volver a limpiarlas.

Para mantener las monedas lo ideal es comprar algún accesorio de numismática que te permita guardarlas de forma ordenada. De esta forma, además de estar protegidas de la suciedad y los golpes, podrás tenerlas mejor ordenadas. En el mercado encontrarás álbumes, fundas, bandejas, etc.

Lo ideal es guardar las monedas en el lugar con menos humedad de la casa. Por lo que si tienes trastero, quizá no sea éste el mejor sitio en el que conservarlas, dado que la humedad de estos lugares ayuda a que las monedas se deterioren más rápido.

Las monedas más nuevas pueden conservarse mejor si se aplica una capa de laca sobre ellas, dado que las protege de la oxidación.

Limpiar monedas antiguas con agua y jabón

Esta mezcla es infalible cuando se quiere limpiar cualquier tipo de superficie sin dañarla en exceso. Ya que el jabón es un producto eficaz contra la suciedad, pero poco abrasivo.

Si eliges este método de limpieza, llena un barreño con agua caliente y añade un poco de jabón de lavavajillas, remueve para que se mezcle bien. Introduce dentro las monedas, intentando que no se amontonen entre ellas. Espera unos 40 minutos o media hora. Saca las monedas de una en una y retira los restos de suciedad y humedad con un algodón o papel de cocina absorbente, con cuidado de no rallar. Si la moneda es de oro o plata se podrá utilizar un cepillo de dientes para frotarlas mejor.

Alcohol y sal para limpiar las monedas

La mezcla de alcohol isopropílico y sal es ideal para limpiar objetos de metal como las monedas por ser químicos abrasivos y ácidos que pueden limpiar cualquier acumulación en las monedas.

Para esta limpieza deberá utilizarse una taza de alcohol y dos cucharadas de sal común. Se mezcla bien en un recipiente y se colocan las monedas en remojo, mínimo dos horas.

Después de el tiempo que se crea conveniente, se enjuagarán con agua destilada y se secarán con papel absorbente o con una toalla suave.