Ante el panorama desolador que presenta el cambio climático, cada vez son más las empresas que se unen a la lucha contra el plástico para salvar la naturaleza. Y aunque existen empresas que han tomado la decisión de no usar plástico, somos conscientes de lo caro y complicado que resulta para un negocio restringir por completo el uso de esta material. No obstante, pueden hacerse muchas acciones para poner nuestro granito de arena en esta lucha contra la contaminación, y reducir el uso de plástico en nuestra empresa. Por ejemplo, apostar por nuestros productos biodegradables.

¿Por qué es tan importante reducir el uso de plástico?

La generación de plástico, cada vez mayor, se ha convertido en uno de los grandes problemas a los que se enfrenta la naturaleza y todos los seres que habitamos en ella. Las micropartículas de este material están formando islas flotantes en los océanos, y se calcula que entorno al 90% de aves marinas tiene fragmentos de plástico en sus estómagos. Y por lo tanto, fragmentos que los seres humanos acabamos consumiendo de manera indirecta.

Según datos oficiales de la ONU, cada año se producen 300 millones de toneladas de residuos plásticos, de los cuales ocho millones acaban en los océanos.

En esta situación alarmante, el Compromiso Global por la Nueva Economía de los Plásticos busca conseguir crear una economía circular que elimine el uso innecesario de envoltorios, pasar de los productos de usar y tirar y seguir un modelo en el que prime la reutilización.

Más de 250 empresas, muchas de ellas multinacionales, se han sumado a este compromiso para que en el año 2025 el 100% de sus embalajes de plástico sean reutilizables, reciclables o convertible en compost.

El gran problema de este material es que no se degrada, tan sólo se descompone en micro fragmentos que acaban dañando el medio ambiente y los océanos. De hecho, según los científicos, si tenemos en cuenta que el el 4,8% de la producción total de plástico acaba cada año en el mar, en el año 2050 en el mar habrá más plástico que peces. Y la única manera de evitarlo es intervenir todos cuanto antes.

¿Qué hacen las grandes empresas para reducir el uso de plástico de un solo uso?

Como podréis recordar, en julio de 2018 entró en vigor un real decreto ley con el que se prohibía a las empresas ofrecer gratis bolsas de plástico de entre 15 y 50 micras. Además, desde enero de 2021 sólo se permitirá entregar bolsas compostables.

En este sentido, algunos supermercados han decidido eliminar las bolsas de plástico de todos sus establecimientos. También algunas cadenas hoteleras españolas optaron por eliminar todos los plásticos desechables de sus habitaciones, cambiándolos por productos biodegradables.

La sostenibilidad también pasa por la fabricación sostenible de todo tipo de productos, como la ropa, complementos o los productos decorativos.

Otro ejemplo de cómo reducir el uso de plástico lo encontramos en las grandes cadenas de comida rápida que están empezando a eliminar el uso de pajitas de plástico y fomentando la venta de utensilios biodegradables.

Ideas para reducir las necesidades de plástico en tu negocio

Todas las empresas pueden hacer pequeños o grandes gestos que permitan reducir el uso de plástico y la contaminación del planeta.

Por ejemplo, pueden trabajarse con envases retornables, pudiendo eliminar artículos desechables.

Otra opción es instalar un dispensador de agua. De esta manera podremos fomentar el uso de botellas reutilizables y reducir el consumo de botellas de plástico de un solo uso.

Apostar por nuestros productos biodegradables es otro de los grandes gestos que podemos hacer para reducir el consumo de plástico y luchar contra la contaminación de los océanos.