Para mantener el suelo brillante como el primer día, muchas veces la solución reside en las tareas de abrillantar y pulir, las cuales se llevan a cabo con maquinaria de limpieza profesional y productos de limpieza específicos. Pero, ¿sabrías decir cuál es exactamente la diferencia entre pulir y abrillantar y cuáles son los productos y maquinaria que deben usarse en cada caso?

¿Cuándo y cómo pulir el suelo?

La principal diferencia entre pulir y abrillantar reside en el tipo de abrasivo que se utilice y el acabado que se le quiera dar a cada superficie.

Hablamos de pulir el suelo cuando lo que se quiere conseguir es rebajar la superficie e igualar el estado de ésta. Con este proceso de pulido de suelo se logran eliminar rayajos o picotazos, que suelen aparecer en las zonas con más tránsito.

En Gragedes disponemos de diferentes modelos de máquinas pulidoras, las cuales se adaptan a distintos tipos de materiales para ofrecer a sus usuarios un resultado totalmente profesional.

Además, tanto en nuestra tienda física, como online, sólo ofrecemos a nuestros clientes maquinaria de limpieza de calidad y eficacia garantizada. Y lo mejor de todo, a precios muy competitivos. Por lo que nuestras pulidoras de suelos son ideales tanto para locales de negocios e industrias, como para particulares.

No obstante, aunque exista una clara diferencia entre pulir y abrillantar, con el pulido lo normal es eliminar el brillo del pavimento. Por lo que cuando se termina con este proceso, es necesario realizar un abrillantado, también conocido como cristalizado del suelo.

Existe un método entre el pulido y el abrillantado que se denomina diamantado o micropulido. Esta consiste en eliminar arañazos superficiales de una manera algo menos agresiva que con el pulido, preparando la superficie para el cristalizado.

¿Qué significa abrillantar el suelo?

El abrillantado del suelo es la acción de cristalizar el mármol o el terrazo. Con este proceso, se consigue recuperar el brillo del pavimento, aunque el resultado dependerá tanto del estado previo del suelo, como de los productos y la maquinaria que se utilice.

El cristalizado de suelos se utiliza principalmente en suelos calcáreos, como es el caso del marmol y el terrazo, con el principal objetivo de reducir los poros que tengan las superficies y dar mayor protección y brillo.

Este proceso se lleva a cabo un máquinas rotativas en las que pueden ponerse lana de acero junto con un producto que consigue la cristalización de las sales y el endurecimiento de la superficie.

Cuando el suelo de piedra tiene muchos rayajos o picotazos, el resultado que se conseguirá con el abrillantado no será suficiente, y probablemente se requiera un pulido previo más profesional.

¿Cómo pulir los suelos de terrazo?

Como decimos, el terrazo es uno de los materiales que, junto al mármol, más frecuentemente se pulen o abrillantan para conseguir que vuelvan a verse como nuevos. El terrazo consiste en una combinación de piezas trituradas de muchas sustancias, que incluyen cuarzo, mármol y granito sumergido en una base de cemento.

Este material tan resistente se presta a los procesos de abrillantado y pulido, aunque este último es el más adecuado cuando el problema es que existen muchos rayajos. Aunque se trata de un trabajo que preferiblemente debe hacerse de manera profesional, ya que es más complicado que el abrillantado.

El pulido de terrazo para pequeños arañazos puede hacerse con el micro pulido con lana de acero. Dependiendo del nivel de imperfecciones también puede utilizarse el pulido con discos diamantados.

Cuando los arañazos son considerables, lo ideal es utilizar una máquina de pulido profesional y tener los conocimientos adecuados para no dañar este material durante el proceso.

En cualquier caso, y sea cual sea el método de pulido elegido, es importante que en primer lugar se quite el polvo y se limpie el suelo de terrazo en profundidad.