Tanto nuestros aspiradores profesionales, como los domésticos, requieren de un buen mantenimiento para alargar su vida útil y ofrecer los mejores resultados a los usuarios. Especialmente en estos momentos de coronavirus, en los que una limpieza eficaz, sumada a una buena desinfección, son claves para protegernos a todos de este horrible virus. ¿Te gustaría saber un poco más sobre cómo mantener tu aspiradora en perfecto estado? ¡Aquí van nuestros consejos!

Conservar la documentación de la máquina de limpieza y leer las instrucciones

Una vez elijas una aspiradora profesional de calidad, que se adapte a tus necesidades y al tipo de superficie que necesitas limpiar, es muy importante leer con atención el manual de instrucciones y seguir las recomendaciones de cada fabricante para mantener tu aspiradora siempre en buen estado.

Muchas veces es posible encontrar esta documentación en Internet, disponible para que le eches un vistazo cuando lo necesitas.

Una vez leídas las instrucciones, se debe guardar la documentación en la que viene la garantía del producto, así como el ticket de compra. Intenta dejarla en una carpeta con este tipo de documentos o en cualquier lugar en el que no se te olvide ni se pierda.

Cuidados para mantener tu aspiradora siempre perfecta

Aunque los aparatos de limpieza profesional sean robustos y duraderos, es igualmente importante tratarlos con cuidado y cariño. Por ejemplo, para mantener tu aspiradora en perfecto estado no la arrastres, tira de ella como es debido con el asa que tienen habilitada para ello y haciendo uso de las ruedas que lleva la máquina para facilitar su movilidad.

Otro aspecto a tener en cuenta es el de intentar despejar las zonas que vayas a aspirarse de elementos que puedan dañar la máquina de limpieza o la manguera. Evita aspirar elementos muy afilados o cortantes e intenta no chocarla contra grandes objetos y muebles.

Si la aspiradora no tiene filtro de agua, ni está preparada para trabajar con líquidos, mejor que evites las superficies húmedas.

El cable de las aspiradoras también debe cuidarse, ya que un cable en mal estado no sólo hará que la aspiradora deje de funcionar, sino que también puede ocasionar un cortocircuito. Los cables pueden estropearse al enredarse con los muebles, meterse bajo las puertas o tirar de ellos bruscamente. Vigila la longitud del enchufe para no tener que apurar demasiado ni forzar a que se desenfuche de manera incorrecta. Si el aspirador cuenta con un sistema de recogecables, evita que haya obstáculos en el camino que puedan interponerse o dañar el cable en su recorrido.

A la hora de apagar la máquina, mejor hacerlo siempre usando primero el interruptor de apagado y luego desenchufando.

¿Cómo limpiar la aspiradora?

Así es, las maquinarias de limpieza también deben limpiarse periódicamente para que funcionen como es debido.

Si usas una aspiradora de bolsa, es importante cambiarla antes de que se llene completamente. De esta manera la máquina tendrá más potencia de succión y no forzarás el motor. Lo mismo se tendrá que hacer con los aspiradores sin bolsa, vaciandolos siempre antes de que se llenen al 100%.

Una de las partes en las que se deberá hacer más hincapié al limpiar la aspiradora es en el cepillo. Elimina con frecuencia el polvo que quede entre las cerdas, los hilos, pelos y demás suciedad que se pueda acumular y dificultar la limpieza o forzar al motor.

Los filtros de la aspiradora también deberán limpiarse con frecuencia para un funcionamiento más óptimo. En algunos casos los filtros pueden incluso lavarse en la lavadora, consulta los documentos del fabricante en cuestión para conocer la manera adecuada de mantenerlos limpios.

Las ruedas son otro de los elementos que deben comprobarse con frecuencia para que la suciedad no haga que cueste más trabajo mover la aspiradora ni ralle o ensucie el suelo.