Algunas piedras naturales como el mármol, el terrazo o el granito se utilizan con frecuencia para recubrir suelos por su atemporabilidad y resistencia. Sin embargo, hay que tener en cuenta que como ocurre con todos los materiales naturales, estas piedras necesitan un mantenimiento adecuado y rutinario. Sólo así podrán lucir brillantes y radiantes como el primer día. Para conseguirlo, aquí van algunos consejos sobre cómo pulir y abrillantar suelos de terrazo o mármol.

Máquinas para pulir y abrillantar suelos de terrazo

La mejor solución para dejar los suelos de piedra natural como nuevos es volver a pulirlos. Ya que el paso del tiempo, el desgaste habitual y el uso de productos poco adecuados dañan el brillo de manera directa y hacen que el suelo tenga un aspecto mucho más deteriorado.

Entra en nuestra tienda online y descubre nuestra maquinaria de limpieza profesional para devolver a tus suelos todo su brillo.

Estas máquinas se adaptan a las distintas superficies para ofrecer un acabado totalmente profesional. Además, contamos con máquinas pulidoras de uso personal, destinadas a su uso sobre el suelo del hogar de una forma sencilla y fáciles de guardar; así como maquinas pulidoras profesionales e industriales, más pesadas y con una velocidad de pulido mayor. Estas últimas más indicadas para grandes superficies en las que se quiere conseguir unos resultados más precisos.

¿Cómo preparar el suelo antes de pulir y abrillantar?

Antes de pulir el suelo es imprescindible limpiarlo y fregarlo a fondo. Para ello, te recomendamos pasar una mopa de gamuzas desechables o un aspiradora para eliminar bien el polvo.

Después puedes usar una fregona con amoniaco para quitar la grasa y toda la suciedad que se haya quedado incrustada en los poros. Una vez se ha fregado el suelo, se pueden utilizar paños para secar el suelo por completo, o dejar que se seque por completo al aire libre.

Productos para abrillantar suelos de terrazo

Además de las máquinas pulidoras de suelos, existen diversos productos específicos para abrillantar suelos de terrazo o mármol que o bien pueden aplicarse a través de las máquinas pulidoras, o sin ellas.

La cera para suelos de piedra es diferente a la que encontramos para proteger muebles de madera o suelos de tarima. Para aplicar este producto, se deberán seguir las instrucciones de cada fabricante.

Lo normal es que primero se selle el suelo con la cera sin diluir con ayuda de una fregona nueva o esponja sobre toda la superficie y con cuidado de no pisarlo. Una vez que suelo esté bien seco, puede pulirse con una mopa o repetir el proceso.

Hay que tener en cuenta que los friegasuelos suelen contener detergentes que retiran la capa fina de cera que aporta el brillo a las piedras naturales. Así que otra opción para tener el suelo siempre brillante es usar sólo cera disuelta en agua para limpiar.

En caso de tener que desinfectar el suelo, puedes fregar con detergente neutro especial para mármol y fregar al menos una vez al mes con una mezcla de agua limpia y dos tapones de cera para abrillantar

Mopas de microfibra para mantener el brillo de la piedra natural

Las mopas de microfibra son unas grandes aliadas para que el brillo del suelo aguante mucho más tiempo y se potencie.

Estas mopas de paños lavables o fundas de tela para mopas pueden utilizarse junto a abrillantadores específicos que se pulverizan sobre ellas para dar brillo al suelo, aunque en ocasiones pueden hacer que el suelo resbale o que el brillo se quede a trozos; quedando algunas zonas más brillantes que otras en función de la cantidad de abrillantador que les llegue.