Si alguien dudaba aún de la importancia de la limpieza profesional en entornos laborales y lugares de gran afluencia de personas, la llegada del coronavirus nos ha hecho tenerlo más presente que nunca. Y es que, las dos grandes recomendaciones que dan los profesionales para evitar la alta tasa de transmisión del Covid-19 es la higiene de manos y la desinfección de aquellas superficies que hayan podido estar en contacto con las gotículas que provienen de la nariz y la boca de los contagiados y que causan el contagio. Aunque se suma también la importancia de mantener una distancia mínima de seguridad entre los usuarios, así como el uso de protectores como mascarillas para los enfermos o personas que tratan con ellos.

Maquinaria de limpieza profesional para una limpieza eficaz

En estos momentos tan complicados, en pleno estado de alarma por el coronavirus, los espacios con gran afluencia de personas no pueden conformarse con una limpieza mediocre o unos productos de limpieza ineficientes.

Ahora donde existe mayor probabilidad de contagio es en aquellos lugares que continúan ofreciendo sus servicios como gasolineras, supermercados, farmacias, centros médicos, estaciones de transporte, etc. Y una vez finalizado el estado de alarma, la importancia de la limpieza se trasladará también al resto de espacios públicos y privados con una afluencia considerable. Descubre nuestra maquinaria de limpieza profesional y los productos de limpieza adecuados para para desinfectar y velar por la salud y seguridad de todas las personas.

Limpieza más desinfección: La combinación más eficaz

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recomiendan combinar la limpieza y la desinfección, tanto en el hogar, como en todo tipo de espacios con afluencia de personas.

Por una parte, los productos de limpieza con jabón y detergentes eliminan la mayor parte de gérmenes de todas las superficies en las que pueden encontrarse. Pero por la otra, en unos momentos como en los que nos encontramos, el uso de productos desinfectantes de superficies ayudan a reforzar estas medidas y a conseguir un mejor resultado.

Por ejemplo, es importante utilizar productos desinfectantes como la lejía o el alcohol en superficies que han podido ser tocadas por un gran número de personas: Pomos de las puertas, botones del ascensor, mesas, móviles...

Estas medidas de limpieza también deben extremarse en los lugares en los que se encuentran enfermos y personas con síntomas. En estos sitios es imprescindible que la limpieza y desinfección se realicen a diario. En el resto de hogares podría valer con hacerlo un par de veces a la semana.

¿En qué orden usar los productos para una limpieza más profesional?

Es importante seguir un orden en la limpieza para que esta sea todo lo eficaz que necesitan los usuarios en estos momentos.

Lo primero sería limpiar todas las superficies, y a ser posible hacerlo con productos de limpieza específicos. Pero antes de ponerse manos a la obra es fundamental lavarse bien las manos y ponerse unos guantes con los que no podrá tocarse la cara en ningún momento. Así se protegerá tanto del virus, como de los productos de limpieza.

Hay que intentar utilizar el limpiador específico para cada tipo de superficie: limpiabaños para lavabos, duchas, e inodoros; quitagrasas para aquellos lugares en los que se acumula la suciedad de la cocina; limpiacristales para el vidrio, etc.

La segunda parte de la limpieza será la desinfección. Es una buena idea fregar con productos de limpieza con lejía o cualquier otro desinfectante. Así como hacer un repaso con las zonas más en contacto por usuarios: grifos, pomos, inodoros, mandos...

En este sentido la lejía es un gran desinfectante para eliminar virus, bacterias y hongos. La solución ideal es usar un vaso de lejía por 10 litros de agua.

También pueden usarse toallitas con alcohol isopropílico, o agua oxiginada para superficies delicadas.