Las pulidoras de suelos respetan al 100% los distintos tipos de materiales para que éstos no sufran desgaste alguno con el uso continuado. Ya que lo que se busca es todo lo contrario, que al usar pulidoras el suelo recupere su brillo y permanezca siempre como el primer día. Aunque para ello, es importante elegir las pulidoras para suelos adecuadas para los distintos tipos de suelos.

¿Cómo elegir una pulidora para suelos?

Lo fundamental a la hora de comprar una pulidora es hacerlo pensando en el tipo de suelo sobre el que vayamos a utilizarla y el tipo de espacio. No es lo mismo necesitar una pulidora para uso doméstico de pequeños espacios, que querer comprar una máquina profesional de limpieza para dejar como nuevo el suelo de granito de unos grandes almacenes. Aunque también se tendrán que tener en cuenta otros aspectos como los materiales de la pulidora, su capacidad y potencia.

Para ello, existen pulidoras específicas para suelos de madera o parqué, para piedra natural, incluso para superficies de hormigón. Lo ideal es dejarse asesorar por nuestros profesionales para usar las pulidoras adecuadas según las necesidades de cada cliente.

¿Cómo funcionan las pulidoras de suelo?

Antes de usar pulidoras en los distintos tipos de suelos conviene conocer su funcionamiento. Estas máquinas cuentan con un motor que moviliza una serie de cepillos y un disco abrasivo sobre suelos de madera o piedras como el mármol o el granito. De esta forma lo limpia en profundidad, elimina las irregularidades y lo abrillanta. En este proceso las partículas de polvo que se van desprendiendo del suelo se recogen por un mecanismo de succión y se llevan a una bolsa para que el usuario pueda vaciarla al final del pulido de forma cómoda.

En cualquier caso, las pulidoras de suelo industriales y domésticas están pensadas para devolver el aspecto original del suelo, restaurando su brillo de manera rápida y sencilla. De hecho, son máquinas de limpieza profesional muy sencillas de utilizar, ya que se manejan de la misma forma que una aspiradora de pie. Por lo que cualquier persona puede utilizarlas.

Tipos de discos para máquinas pulidoras

El tipo de disco pulidor será el determinante de la utilidad concreta que se le dé a cada máquina pulidora de suelos. De esta manera, los discos de alta abrasividad se recomiendan para pulir suelos duros en los que se requiera eliminar una gran cantidad de suciedad. Por ejemplo, estas pulidoras de alta abrasividad se suelen utilizar sobre suelos de mármol y terrazo después de su instalación.

Por otra parte, las pulidoras con discos de abrasividad media son los más versátiles, por lo que también los mas utilizados y comunes. Estas pulidoras pueden utilizarse sobre suelos de madera, de mármol o terrazo que han perdido su brillo por el paso del tiempo o una actividad laboral intensa.

Por último, las pulidoras de suelo que están equipadas con discos de baja abrasividad se utilizan principalmente para tareas de mantenimiento. O sea, están destinadas a conservar el brillo natural del suelo y el efecto cristal que tienen algunos tipos de suelos.

Independientemente del tipo de disco de la pulidora o el tipo de suelo, para pulir bien el suelo es importante quitar previamente todo el polvo con un cepillo o aspiradora. Después habrá que fregarlo con los productos de limpieza adecuados al tipo de suelo y dejar que el suelo se seque por completo. En algunos casos podrá ser necesario usar disolvente quitacementos para eliminar los restos de yeso o cemento. Posteriormente, si es necesario se añadirá al pulido productos como decapantes o cristalizador adecuados al tipo de suelo en concreto, y se procederá a pulir la superficie sin ejercer mucha presión sobre ésta. Mejor manejar la pulidora de suelos con movimientos cortos, constantes y suaves.