Una buena limpieza requiere una buena técnica, pero también contar con los productos de limpieza adecuados , así como con los mejores utensilios y máquinas. En este caso nos centramos en los guantes para limpiar, ¿cómo elegir los que mejor nos convengan? 
Hoy os hablamos sobre los distintos tipos de guantes para limpiar y de cuándo utilizar unos u otros.

¿Por qué utilizar guantes para limpiar?

Las manos son la parte del cuerpo que más se expone a todo tipo de elementos que pueden dañar la piel. Por eso, para lograr una protección total y conseguir más movilidad y perfección en las tareas de limpieza, es importante utilizar guantes para limpiar.

El agua caliente irrita la piel

A menudo para realizar algunas labores de limpieza se utiliza agua caliente. Ya que ésta permite derretir la mayor parte de la suciedad. Sin embargo, algo pueda parecer algo inofensivo, el agua muy caliente es mala para la piel, secándola y dejándola áspera. Incluso los dermatólogos afirman que el agua caliente puede inflamar nuestra piel y eliminar esta capa superficial que la mantiene suave y flexible.

Para todas aquellas labores de limpieza en la que las manos estén en contacto con agua caliente, utilizar guantes para limpiar es la mejor solución para protegerlas sin renunciar a las facilidades que ofrece el agua a una temperatura elevada.

Los guantes te permiten lavar los platos con agua caliente y mantener tus manos protegidas. Además, podrás lavar los platos con agua mucho más caliente de lo que tus manos pueden soportar, lo que hace que todo el proceso sea más rápido.

Guantes para limpiar para proteger las manos de los químicos y bacterias

Los productos de limpieza están compuestos por químicos que dañan la piel al eliminar su barrera protectora superficial. Por ello, si no se utilizan los guantes para limpiar adecuados, la piel puede sufrir erupciones e incluso quemaduras químicas.

Por otro lado, a menudo se limpian en zonas repletas de bacterias como la bañera, el inodoro, el fregadero o los electrodomésticos. Si limpiamos estas zonas sin guantes para limpiar, corremos el riesgo de que las bacterias penetren en nuestro organismo por un corte o herida.

Tipos de guantes para limpiar

Los guantes para limpiar son la mejor prenda para proteger las manos de cualquier tipo de producto o bacteria dañina que pueda poner en peligro la piel o la salud de la persona que limpia. Pero es importante elegir el tipo de guantes para limpiar adecuados.

Guantes para limpiar de látex

Los guantes de látex son los más utilizados en ámbitos médicos y quirúrgicos. Esto es así porque son los que ofrecen la mejor flexibilidad y elasticidad. Lo que permite al usuario llevar a cabo labores de limpieza con mucha libertad de movimiento. Además, son resistentes a roturas y desgarros.

Este tipo de guantes protegen las manos de acetonas y ácidos, aunque se aconseja evitar productos con aceites y grasas. Para estos últimos casos pueden utilizarse guantes de nitrilo, que resisten con eficacia a aceites y grasas. No obstante, mejor evitarlos en ambientes muy fríos, por el nitrilo tiende a acartonarse.

Guantes de vinilo para limpieza

Los guantes de vinilo o guantes de PVC son una alternativa a los guantes de látex cuando se tiene alguna alergia o intolerancia a este material.

Se suelen utilizar en la manipulación de alimentos, y aunque sean resistentes a la abrasión, en limpieza tienen la desventaja de degradarse con facilidad. Especialmente si entran a menudo en contacto con superficies muy calientes.

Guantes para limpiar de neopreno

Los guantes de neopreno están fabricados con una goma sintética que ofrece una mayor protección que el resto de materiales.

Son también muy resistentes al ácido sulfúrico, el ácido clorhídrico, el alcohol metílico, al carbonato de potasio, los productos petrolíferos y los sulfitos. Lo que los convierte en los mejores guantes para limpiar con productos químicos ácidos y cáusticos.